¿Tengo que renunciar a mi comida favorita?

¡No! Una alimentación saludable se basa en el equilibrio. Tú puedes disfrutar de tus comidas favoritas aunque tengan un alto contenido de calorías, grasas o azúcares adicionales. 

La clave es comerlas solamente de vez en cuando y equilibrarlas con los alimentos más saludables y más actividad física.

Algunos consejos generales sobre las comidas reconfortantes:

  • Consúmelas con menos frecuencia. 
    Si normalmente consumes estos alimentos todos los días, reduce la frecuencia a una vez por semana o una vez al mes. De esa manera, reducirás las calorías que ingieres al no consumir la comida con tanta frecuencia.
  • Come porciones más pequeñas. 
    Si tu alimento de alto contenido calórico favorito es una barra de chocolate por la tarde, consume una de tamaño más pequeño o solo la mitad de una barra. Pero ten cuidado. Este método funciona bien para algunas personas, pero otras pueden descubrir que es demasiado tentador tener su comida favorita disponible, aunque sea en cantidades más pequeñas.
  • Prueba una versión con menos calorías. 
    Usa ingredientes bajos en calorías o prepárala de otra manera. Por ejemplo, si la receta de macarrones con queso que te gusta lleva leche entera, mantequilla y queso de grasa natural, trata de prepararla con leche sin grasa, menos mantequilla, queso crema bajo en grasa, espinacas frescas y tomates. Solo recuerda que no debes aumentar el tamaño de tus porciones. Para obtener más ideas sobre cómo reducir las calorías, consulta Coma más y pese menos.
  • Lo importante es que tú puedas encontrar la manera de incluir a casi todos los alimentos en tu plan de alimentación saludable y aún así bajar de peso o mantener un peso saludable.
  • La clave es ser constante y tomar siempre opciones saludables en su alimentación. Si escoges siempre opciones saludables, con el tiempo puedes llegar a tener mejores hábitos alimenticios. Al pensar más de manera positiva y concentrarte en los alimentos que puedes comer, te ayudará a tí mismo a establecer hábitos alimenticios saludables.
  • Estos cambios te afectarán positivamente a tí y a tu familia.
Preparado por: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades