Información preparada por el FBI Federal Bureau of Investigation

Cuando los hijos pasa mucho tiempo en Internet especialmente en las noches.
La mayoría de las víctimas de los delincuentes sexuales a través del Internet pasan mucho tiempo usando este tipo de telecomunicación, especialmente en los salones de charla, [chat rooms]. Puede ser que lo hagan después de la hora de cenar, y durante los fines de semana. Posiblemente son niños que regresan del colegio a una casa donde no hay nadie y a quienes sus padres les han dicho que permanezcan en la casa. Utilizan la Internet para charlar con sus amigos, hacer nuevas amistades, pasar el tiempo y, a veces, para procurar información de contenido sexual explícito. Aunque muchas de las experiencias y los conocimientos que adquieren pueden ser valiosos, los padres deben controlar el tiempo que pasan en línea. El mayor riesgo para los niños que utilizan la Internet ocurre durante las horas del atardecer. Aunque los delincuentes sexuales utilizan la Internet durante las veinticuatro horas del día, la mayor parte de ellos trabaja durante el día y se pasan las tardes y las noches tratando de buscar y atraer niños o procurando temas pornográficos.

Cuando usted encuentra material pornográfico en la computadora de sus hijos.
Frecuentemente se usa la pornografía para hacer de los niños víctimas de crímenes sexuales. Muchas veces los delincuentes sexuales les suministran materiales pornográficos a sus víctimas como medios de entablar conversaciones de índole sexual y para seducirlos. Quizás usen materiales pornográficos donde aparecen niños con el propósito de demostrarles a los niños que las relaciones sexuales entre niños y adultos son “normales.” Los padres deben estar conscientes de que los niños pueden ocultar archivos con materiales pornográficos en dispositivos de almacenamiento de datos, especialmente cuando otros miembros de la familia tienen acceso a la misma computadora.

Cuando sus hijos reciben llamadas telefónicas de personas desconocidas, o hace llamadas, a veces de larga distancia, a números de teléfono que usted no reconoce.
La mayoría de los delincuentes sexuales desean conversar con sus víctimas por teléfono. En muchas ocasiones tienen “relaciones sexuales por teléfono” (phone sex) y también procuran hacer citas para tener relaciones sexuales en persona. Tal vez, el niño o la niña, no quiera divulgar su número de teléfono, pero el malhechor le da el suyo propio. Con servicios de identificación de llamadas es muy fácil para el delincuente enterarse del número de teléfono del menor. Algunos delincuentes sexuales han obtenido números “1- 800” para que sus víctimas puedan llamarlos gratis de larga distancia sin que los padres se enteren. Otros les dicen a los niños que los llamen con cobrar al teléfono del malhechor. Con cualquiera de esos dos métodos, el delincuente acaba enterándose del número de teléfono del menor.

Cuando sus hijos reciben cartas, regalos o paquetes de personas que usted no conoce.
Muchas veces el delincuente les envía cartas, fotografías y toda clase de regalos a sus posibles víctimas como parte del proceso de seducción. Incluso ha habido casos en los cuales los delincuentes les han enviado boletos de avión a los niños para que éstos viajen de un extremo a otro del país para encontrarse con ellos.

Cuando sus hijos apagan la pantalla de su computadota, o rápidamente cambian la imagen, cuando usted entra en la habitación.
Un menor que está mirando imágenes pornográficas o entablando conversaciones de índole sexual no quiere que usted vea lo que aparece en la pantalla o borra la información en la sección “history” de su computadora.

Cuando sus hijos se aíslan de la familia.
Los delincuentes sexuales que utilizan la Internet hacen un gran esfuerzo por romper los lazos entre un niño y su familia o para perjudicar sus relaciones con la familia. Exageran cualquier problema que el niño pueda tener en su hogar por insignificante que éste sea. También es posible que los niños se aíslen después de haber sido víctimas de un hostigamiento sexual.

Cuando la cuenta que su hijo usa para comunicarse por Internet pertenece a otra persona.
Aunque usted no se suscriba a ningún servicio en línea, o a la Internet, tal vez su hijo haya conocido al delincuente mientras usaba la Internet en la casa de un amigo, o en la biblioteca. La mayor parte de las computadoras contienen el software necesario para hacer conexiones con servicios en línea o con la Internet. Algunos delincuentes sexuales les dan un número de cuenta a sus posibles víctimas para que se comuniquen con ellos.

QUE DEBE HACER SI SOSPECHA QUE SU HIJO ESTA EN COMUNICACIÓN CON UN DELINCUENTE SEXUAL
• Comente sus sospechas e inquietudes con sus hijos. Hágalo con cariño y sin enojos.
• Revise regularmente el historial de la computadora que utilizan su hijos.
• Pida a su compañía de teléfono le instale el servicio de identificación de llamadas (Caller ID) para enterarse de quién está llamando a sus hijos.

CHAT ROOMS

Utilizar  Chat Rooms bajo la supervisión de un adulto.

Utilizar un nickname sobrenombre para chatear. Asegúrese de que no contenga información del niño, de su casa o su escuela.

No utilizar nicknames que sean atractivos a depredadores, por ejemplo : “sexygirl”, “hotboy”, etc.

No dar información que pueda ser utilizada para localizar a una persona, nombre real, dirección, teléfono, ciudad, escuela etc.

Mantener acceso a la cuenta de servicio de su hijo(a), y examinar esporádicamente su correo electrónico. Sea sincero con sus hijos en cuanto al acceso de su cuenta y dígales los motivos por lo cual lo hace.

Pregunte en los lugares que su hijo tenga acceso a una computadora los servicios de seguridad que tienen instalados por ejemplo en su escuela en la biblioteca pública y con las amistades de sus hijos.

Aprenda a usar la opción “History” para ver que páginas han visitado sus hijos,