El sistema inmunológico o inmunitario es la defensa natural de nuestro cuerpo contra las infecciones producidas por las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos.

El sistema inmunitario es esencial para nuestra supervivencia en un mundo lleno de microbios potencialmente peligrosos, y por infecciones que ponen en peligro la vida.

Los glóbulos blancos, que son parte de la sangre que tenemos, se encargan de fabricar anticuerpos. Se trata de unas proteínas especializadas que localizan e inmovilizan a antígenos.

Las vacunas ayudan al sistema inmunitario para prevenir algunas enfermedades. Una vacuna introduce en el cuerpo el antígeno de una forma que no hace que la persona vacunada enferme, pero permite que el cuerpo fabrique anticuerpos que lo protegerán de futuros ataques por parte del antígeno causante de esa enfermedad.

¿Cómo te puedes dar cuenta que tu sistema inmunitario está deprimido?

• Cuando te fatigas, sobre todo si esto te sucede al despertar.

• Cuando tienes Infecciones recurrentes.

• Si te enfermas de gripe con una relativa facilidad o bien tu garganta presente dolor, carraspera o comezón a la menor exposición con agentes ambientales.

• Si eres propenso a las alergias que te provocan síntomas severos de estornudo, resequedad nasal, irritación de garganta y hasta dolor de cabeza.

• Heridas que tardan en sanar: Si en general tu proceso de cicatrización es lento o no es completamente efectivo, o bien si tienes predisposición a que tus heridas se infecten.

Como Estimular el Sistema Inmunitario.