La meningitis es una inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal, generalmente causada por una infección viral o bacteriana. La gravedad de la enfermedad y el tratamiento difieren dependiendo de si un virus o bacteria es la causa de la infección. La meningitis bacteriana puede ser severa y puede causar daño cerebral, pérdida de audición o problemas de aprendizaje. Los antibióticos pueden evitar que algunos tipos de meningitis bacteriana se propaguen e infecten a otras personas.

Síntomas de la enfermedad
La fiebre alta, dolor de cabeza y rigidez en el cuello son síntomas comunes de meningitis en cualquier persona mayor de 2 años. Estos síntomas pueden desarrollarse durante varias horas o tomar de 1 a 2 días. Otros síntomas pueden incluir náuseas, vómitos, malestar al mirar a las luces brillantes, confusión y somnolencia. Los bebés con meningitis pueden parecer lentos o inactivos, tener vómitos, estar irritable o alimentarse mal. A medida que la enfermedad progresa, los pacientes de cualquier edad pueden tener convulsiones.

Vacunación para Estudiantes
Treinta y nueve estados tienen una o más leyes relacionadas con la meningitis, y la mayoría de estas leyes se centra en los requisitos escolares. Las leyes estatales abordan este problema al requerir la distribución de información sobre la meningitis, la recepción de una vacuna o exención, o la adición de la vacuna contra la meningitis a los requisitos y exenciones establecidos por el estado. Los dos grupos objetivo capturados en estas leyes son los estudiantes universitarios (por lo general, los estudiantes de primer año que residen en el campus) y los adolescentes (por lo general, los de 6º grado).