Entrevista con Idalia Rodríguez

  1. ¿Dónde naciste?

Nací en Houston, Texas. Mis padres inmigraron a Texas de Reynosa, Tamaulipas cuando hubo problemas económicos en México. Tengo atrofia muscular espinal que es una enfermedad progresiva. Perdí la habilidad de caminar a la edad de 12 años y empecé usar un andador hasta que tuve la silla de ruedas que es como mis piernas.

  1. ¿Qué ejemplo te dieron tus padres para triunfar?

Mis padres llegaron a Estados Unidos con el sueño americano. Vendieron todo lo que tenían en México para intentar vivir en los Estados Unidos. Mi padre trabajó como asistente de mecánico, hasta lograr abrir su propio taller mecánico que cumple 26 años.

  1. ¿Qué experiencias tuviste en la escuela?

Desde chica la escuela trató de inscribirme en la educación especial por mi discapacidad física. Mi madre siempre insistió que eso no era una opción para mi, siempre me dijo que yo debería ser como las otras niñas. Quería que fuera a una escuela normal con los demás niños. Llegué a la preparatoria en donde tuve experiencias muy amargas pues la consejera escolar nada más me decía lo que yo no podía hacer y lo complicado que sería para mi físicamente asistir a una universidad.

  1. ¿Te acuerdas de las palabras de la consejera?

Las palabras de la consejera nunca se me olvidan: “La universidad no es para ti”. Me dijo que mi futuro sería trabajar Wal-Mart saludando a los clientes a la entrada”. Eso me motivó a demostrarle que estaba equivocada y que yo sí llegaría a la universidad.

  1. ¿Tuviste algún mentor?

No podría decir que tuve sólo un mentor. El apoyo de mi familia y de mis hermanas fue lo que me ayudó a llegar a la universidad. Siempre tuve el respaldo de mis hermanas que si miraban mi potencial y siempre me decían: “Si has llegado hasta aquí tienes que terminar”. No me podía dar por vencida.

  1. ¿Puedes hablar más de los obstáculos que te encontraste en tu camino?

Debido a mi condición física dependo en otros para cosas cotidianas. El solo despertar necesito asistencia para levantarme, bañarme, alistarme y seguir mi día es todo un proceso agotador.

Con el huracán Harvey perdimos todo. Fuimos rescatados por lancha dejando todas mis cosas médicas. Fue una situación tan fuerte que casi perdí mi motivación. El haber perdido mis sillas de ruedas y no tener ni una para moverme me afectó mucho. Me sentía amarrada y fue un periodo difícil para recuperar mi independencia física de nuevo. Tenía yo dos opciones: Avanzar o inventar excusas. Decidí avanzar!

  1. ¿Qué era lo que te interesaba estudiar cuando ingresaste al Lone Star College?

Cuando me gradué de la preparatoria decidí que tenía yo que hacer la investigación de mi futuro. Lone Star College estaba cercas de mi casa y el precio de la escuela era económico. También me gusto la idea de clases cortas para atención al estudiante.

  1. ¿Cuál es el puesto que tienes en Lone Star College?

Trabajo como Parent Navigator en la Academia para Padres que es un programa de preparación para las familias en el área de East Aldine en North Houston. Es un programa diseñado para que padres e hijos se comprometan en la educación y preparación de la familia.

   9. ¿Cuál es el lema de tu vida?

Tengo varios lemas:
Demuestra que están equivocados los que no creían en ti.
No tengas miedo a fallar; ten miedo a no intentar.

NOTA
La atrofia muscular espinal es una enfermedad genética que ataca las células nerviosas llamadas neuronas motoras que se encuentran en la médula espinal. Estas neuronas se comunican con los músculos que la persona puede controlar, como los de los brazos y las piernas. A medida que los músculos pierden neuronas, se debilitan. Eso puede afectar su capacidad para caminar, gatear, respirar, tragar y controlar la cabeza y el cuello. Tomado de MedLinePlus.

Fecha de publicación: 17 julio 2018