© Carolina Calatrava
4 de febrero del 2017

El embarazo precoz, también llamado embarazo adolescente, es aquel que se constituye en el embarazo de una mujer entre los 10 y 19 años y puede ser entre la etapa inicial o final de la pubertad. También se refiere a las mujeres que no han alcanzado la edad adulta legal de acuerdo a las leyes de cada país o en el caso en que éstas aún se encuentran bajo la dependencia de sus padres.

El embarazo precoz es producido cuando empieza el proceso de los cambios físicos y hormonales que hace a la niña convertirse en adulta capaz de la reproducción sexual. Aunque esto no quiera decir que la niña esté preparada para ser madre y criar una nueva criatura.

El embarazo precoz es también un problema entre los adolescentes, con especial incidencia entre los grupos de poblaciones más pobres y con menor educación y desarrollo.

Generalmente estos embarazos no son deseados pues las aún pubertas o jóvenes fueron inducidas a mantener relaciones sexuales o en otros casos se observa que ellas tan sólo querían saber qué se sentía al mantener relaciones sexuales.

Se considera que a los 20 años los jóvenes que mantienen relaciones sexuales están practicando un hábito normal en todo el mundo, sin embargo a pesar de esta forma de pensar, los jóvenes aún desconocen como evitar los embarazos no deseados o no planificados.

Los embarazos precoces traen consigo grandes riesgos y consecuencias, siendo los más comunes:

Consecuencias y problemas en los bebés

  • Los bebés nacidos de madres adolescentes son propensos a tener dificultades tales como un parto prematuro, bajo peso y anemia.
  • Muchas de las madres e hijos de estos embarazos podrán tener problemas de adaptación en la sociedad.
  • Los hijos crecerán sin el apoyo del padre que en la mayoría de los casos los desconoce.

Consecuencias y problemas físicos 

  • La joven embarazada corre un grave riesgo de sufrir anemia y complicaciones en el parto como consecuencia de su excesiva juventud y falta de conocimientos y desarrollo.
  • Son considerados embarazos de alto riesgo por tener un alto índice de abortos.
  • Los partos de las adolescentes tiene una elevadísima tasa de mortalidad en los recién nacidos así como altas probabilidades de los bebés de sufrir mal formaciones congénitas y problemas de desarrollo tanto físico como mental.

Consecuencias y problemas psicológicos 

  • Los embarazos a tan temprana edad también acarrean posibles problemas psicológicos por la frustración y depresión, que sufren ante la limitación de no poder proseguir con una vida normal acorde a su edad y sus amigas.
  • También suele producirles a estas chicas un gran sentimiento de culpa al quedar embarazadas con lo que también suelen sufrir una gran pérdida de autoestima, acentuándose los riesgos tanto para ellas como para su bebé.
  • La mayoría de los varones abandona a la madre del bebé dejándola como madre soltera que habrá de encargarse del futuro del hijo.

Consecuencias y problemas sociales

  • Las adolescentes embarazadas también suelen carecer de posibilidades de continuar con su educación, debido a la maternidad a tan temprana edad y tener que sacar a su recién nacido adelante.
  • La falta de recursos económicos les plantea un futuro muy difícil tanto a la madre como al bebé.
  • Las adolescentes desconocen los signos del embarazo, y con la consiguiente tardanza en su diagnóstico,  la noticia será una gran vergüenza a sufrir.

Recomendaciones para prevenir el embarazo precoz

  1. Platicar con las hijas adolescentes para que conozcan los peligros y consecuencias del embarazo precoz
  2. Limitar el matrimonio antes de los 18 años
  3. Crear comprensión y apoyo para reducir los embarazos antes de los 20 años
  4. Reducir las relaciones sexuales bajo coacción en las adolescentes
  5. Evitar el aborto inseguro en las adolescentes
  6. Aumentar el uso de la atención calificada antes, en la atención prenatal, del parto y postparto