© José Pablo Fernández

¡El mejor tequila es el que más te gusta!

El verdadero carácter de cualquier tequila es el resultado del terreno de cultivo, del proceso utilizado, de la experiencia del maestro destilador y de la dedicación de la gente del pueblo donde cada tequila cobra vida. Un tequila del valle puede ser tan bueno como uno de los altos de Jalisco, o de Tamaulipas o Guanajuato. Es la tradición y el compromiso con la calidad lo que marca la diferencia.

La bebida nacional de México.

El tequila se originó en la ciudad de Tequila, Jalisco hace más de doscientos años. Tequila toma su nombre de la ciudad y del volcán que domina los vastos campos de agave azul donde esta planta se ha cosechado durante siglos.

La Región de Tequila

El tequila se produce exclusivamente en la región de Tequila en México a partir del agave azul, siguiendo el estándar oficial mexicano. Su producción está regulada por el Consejo Regulador del Tequila “CRT” con sede en Guadalajara, Jalisco.

La “Denominación de Origen” define el área en la que se cultiva el agave azul. Incluye todo Jalisco, 8 municipios en Nayarit, 7 en Guanajuato, 30 en Michoacán y 11 en Tamaulipas. La denominación no especifica regiones, sin embargo, el uso común define dos regiones en Jalisco: el valle, al oeste de Guadalajara y las tierras altas al noreste.

De las 210 especies de agave en el mundo, México tiene 159, de las cuales 119 se encuentran sólo en este país. Algunos de ellos han producido cultivos importantes como el agave azul para la producción de tequila en Jalisco, agave espadín para el mezcal en Oaxaca, henequén (sisal) en Yucatán y maguey para la producción de pulque en el altiplano de México.

Tequila, patrimonio de la humanidad

USESCO – La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura incluyó el Paisaje de Agave y las Antiguas Instalaciones Industriales de Tequila como Patrimonio de la Humanidad. Se encuentra entre las estribaciones del volcán Tequila y el profundo valle del río Grande. Dentro del paisaje se encuentran destilerías que reflejan el crecimiento en el consumo internacional de tequila en los siglos XIX y XX. Hoy, la cultura del agave se ve como parte de la identidad nacional de México. El área encierra un paisaje vivo y funcional de campos de agave azul y los asentamientos urbanos de Tequila, Arenal y Amatitán.

Tequila 100% Agave

Tequila identificado como 100% Agave significa que solo tiene alcohol de la planta de agave azul y que fue embotellado en la Región de Tequila. Las etiquetas de estos productos deben mencionar explícitamente 100% Agave y mostrar el monograma CRT del Consejo. Los únicos ingredientes autorizados para producir este  tequila son los mostos del agave azul, agua y levadura.

Cómo se hace el tequila

El proceso de tequila comienza cuando una planta de agave azul está madura, generalmente de 8 a 12 años después de plantarse. Las pencas y las raíces son cortadas  por un “jimador” que evalúa la madurez de la planta. La tarea del jimador es crucial; una vez que decide que la planta está lista, utiliza un cuchillo largo especial conocido como “coa” para cortar las pencas y obtener una piña.

Los corazones o piñas, con peso de 40 a 80 kilos, se transportan a la destilería donde se cortan a la mitad y se cuecen en hornos de ladrillos o en autoclaves modernos. Luego se trituran y se presionan para extraer el mosto que se coloca en cubas grandes donde la fermentación se lleva a cabo con la adición de levadura. Algunas destilerías usan el método tradicional para triturar las piñas con una rueda de piedra en un molino llamado “tahona” y otras también echan el bagazo adentro de los tanques de fermentación.

Los jugos fermentan durante dos o tres días y luego se destilan dos veces. La primera destilación produce un alcohol de bajo grado y la segunda un líquido incoloro ardiente de alto grado que se embotella como tequila blanco o se almacena en barriles de roble para producir tequila reposado y añejo. Antes del embotellado, se agrega agua para cumplir con el contenido de alcohol requerido por volumen que, por ley, debe estar entre 70 y 110 Proof, correspondiente al 35 al 55 por ciento del volumen (Grados Gay-Lussac).

Tipos de tequila

Todo el tequila comienza como “Blanco” y puede ser embotellado directamente del alambique o reposado durante al menos dos meses o añejado durante varios años. El tiempo y el tipo de madera utilizada para el añejamiento es lo que diferencia cada tipo de tequila.

Blanco

El tequila transparente, recién salido del alambique y aún sin añejar se llama Blanco o Plata. Tiene el verdadero aroma y sabor del agave azul. Este es el tequila que dio inicio a la industria tequilera.

Reposado

El tequila Reposado es Blanco que se ha añejado en barricas de roble o encino o en tanques de madera durante más de dos meses y hasta un año. Las barricas de roble dan al Reposado un sabor suave, un bouquet agradable y su color pálido. Los reposados ​​conservan el sabor del agave azul y son más suaves para el paladar.

Añejo

El Añejo” es Blanco añejado en barricas de roble o encino de 600 litros (160 galones) durante al menos un año. La oxidación que tiene lugar a través de la madera porosa contribuye al aroma, olor y sabor de los añejos.


Extra Añejo

Es Blanco envejecido durante al menos tres años en barricas de roble o encino de 600 litros (160 galones). Entra en las grandes ligas del licor tanto en sabor como en precio y se envasa en botellas de cristal.

Como saborear tequila

Para saber qué tequilas pueden ser tus favoritos, debes probar varias marcas y tipos. Solo tú puedes decir cuáles prefieres. Nuestro único consejo es que sólo pruebes tequila 100% de agave porque es el auténtico.

El tequila se puede disfrutar a temperatura ambiente, que ha sido la manera tradicional, en las rocas o mezclado en cócteles. También se puede servir frío directamente de una botella guardada en el congelador. El tequila de más de 40° Gay Lussac (80 Proof) no se congela ya que los congeladores domésticos están a 0 ° F (-18 ° C). Para que el tequila se congele, el congelador debe estar a una temperatura de -15 ° F (-26 ° C)  para abajo.

El tequila Blanco y el Reposado pueden acompañarse con “sangrita” hecha de tomate y jugo de naranja con sal y chile. Algunas personas muerden un trozo de limón antes de cada sorbo, y algunos incluso vierten sal sobre el limón y otros le colocan un chile serrano entero. ¡Para todo hay gustos!

Una vez que hayas encontrado el tequila que te gusta, úsalo como punto de referencia para evaluar a los demás.

Caballito

El “caballito” es el método tradicional para disfrutar el tequila. Es un vaso de vidrio soplado  de 2 a 3 onzas hecho exclusivamente para este propósito. El espesor del vidrio es de 2 mm (⅛”) con un fondo de 5 mm para evitar que se voltee. Al probar el tequila, tanto la nariz como la boca recogen el aroma y el sabor inigualable de este licor.

En un restaurante o bar, siempre pide que te lleven la botella de tequila a tu mesa y que te sirvan directamente de la botella. Esto te asegura que obtienes lo que pediste.

Debes probar diferentes marcas y tipos para encontrar los que son tus favoritos, los que darías como regalo y los que nunca volverías a comprar.

Cóctel Margarita

Hay tantas recetas del cóctel Margarita como bares hay en el mundo. ¿Cuál es la mejor? Sencillamente la que más te guste pues tu eres el único juez que vota.

Para preparar un cóctel Margarita en casa puedes comenzar con esta sencilla receta y después experimentar a tu antojo:

  • 2 partes de tequila
  • 1 parte de licor triple-seco o Cointreau
  • 1 parte de jugo de limón
  • Hielo picado
  • Sal

Pon hielo picado dentro de una coctelera y acto seguido todos los ingredientes. Agita la coctelera hasta que notes que hace escarcha. En una copa para margarita, con sal en el borde, vierte el contenido y le añades una rodaja de limón para decorar. Salud!

BEBE RESPONSABLEMENTE
NO BEBAS SI MANEJAS