Ver estas imágenes es recordar el aroma de los bosques de coníferas y la humedad de las selvas tropicales. Es sentir la mañana en el altiplano y el viento y el silencio en sus cañadas. Es navegar por esteros y riachuelos y caminar por las playas del Caribe. Es escuchar el murmullo de las olas, las gotas de lluvia sobre el empedrado y el trueno de una tormenta en lontananza. Son los recuerdos de viajes a pueblos remotos donde se confabulan los misterios y la magia, y las vivencias con la gente campesina. Es la intensidad de las celebraciones en los pueblos indios, donde el tiempo se detiene y la costumbre permanece. Es ese sentimiento de bienestar que ofrece la tierra mexicana cuando se descubre su belleza y la entereza de su gente. Es nostalgia por la tierra linda. José-Pablo Fernández.

Haz clic para ver las fotos